Noticias

HEPATITIS C

ENFERMEDADES DIGESTIVAS Publicado 10/09/2017 - Leído 32 veces



¿Qué es la hepatitis C?

La hepatitis C es un virus, o una infección, que provoca enfermedad e inflamación hepática (del hígado). Los virus pueden provocar enfermedades. Por ejemplo, la gripe es provocada por un virus. Es posible que las personas se contagien los virus de una a otra.

La inflamación es una hinchazón que se produce cuando los tejidos del cuerpo se lesionan o se infectan. Es posible que la inflamación provoque que los órganos no funcionen de manera correcta.

¿Qué es el hígado?

El hígado en un órgano que realiza muchas cosas importantes. No es posible vivir sin el hígado.

El hígado

  • elimina las sustancias químicas nocivas de la sangre
  • lucha contra infecciones
  • ayuda a digerir alimentos
  • almacena nutrientes y vitaminas
  • almacena energía

¿Quién contrae hepatitis C?

Todos pueden contraer hepatitis C, pero las personas más propensas son aquellas que

  • nacieron de una madre con hepatitis C
  • están en contacto con sangre o agujas infectadas en el trabajo
  • han tenido más de una pareja sexual en los últimos 6 meses o tienen antecedentes de una enfermedad transmitida sexualmente
  • están recibiendo diálisis renal (el proceso de filtración de desechos y agua adicional del cuerpo por un medio distinto de los riñones)
  • están infectadas con VIH
  • se han inyectado drogas ilegales
  • se han realizado tatuajes o colocado aros en el cuerpo
  • trabajan o viven en una cárcel
  • se han realizado una transfusión de sangre o trasplante de órgano antes de julio de 1992
  • tienen hemofilia y recibieron factor de coagulación antes de 1987

También hay más probabilidades de que los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres contraigan hepatitis C.

¿Cómo puedo contraer hepatitis C?

Una persona podría contraer hepatitis C a través del contacto con la sangre de una persona infectada. Este contacto puede producirse de las siguientes maneras:

  • nacer de una madre con hepatitis C
  • pincharse de manera accidental con una aguja que fue utilizada en una persona infectada
  • tener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada
  • tener contacto con la sangre o llagas de una persona infectada
  • compartir agujas u otros materiales para el consumo de drogas con una persona infectada
Imagen de un hombre que le entrega una inyección con droga a otro hombre.
Usted puede contraer la hepatitis C al compartir agujas para inyectarse drogas u otros materiales de drogas con una persona infectada.
  • tatuarse o perforarse para colocarse un aro con herramientas no esterilizadas que fueron utilizadas en una persona infectada
  • usar la navaja de afeitar, el cepillo de dientes o el cortaúñas de una persona infectada

¿Cuáles son los síntomas de la hepatitis C?

La mayoría de las personas no presentan síntomas hasta que el virus de la hepatitis C provoca daño hepático, lo cual puede suceder en 10 o más años. Otras personas podrían tener uno o más de los siguientes síntomas:

  • sentirse cansado
  • dolor muscular
  • malestar estomacal
  • dolor estomacal
  • fiebre
  • pérdida de apetito
  • diarrea
  • orina de color amarillo oscuro
  • heces de color claro
  • ojos y piel amarillentos, llamados ictericia

Cuando se presentan síntomas de hepatitis C, pueden empezar entre 1 y 3 meses después de entrar en contacto con el virus. Consulte con un médico de inmediato si usted o un niño bajo su cuidado tiene síntomas de hepatitis C.

¿Qué es la hepatitis C aguda?

La hepatitis C aguda es una infección de corto plazo por el virus de la hepatitis C. Los síntomas pueden durar hasta 6 meses. A veces, la infección desaparece porque el cuerpo es capaz de combatir la infección y deshacerse del virus.

¿Qué es la hepatitis C crónica?

La hepatitis C crónica es una infección por el virus de la hepatitis C de duración prolongada. La hepatitis C crónica se produce cuando el cuerpo no puede deshacerse del virus de la hepatitis C. La mayoría de las infecciones por hepatitis C se vuelven crónicas.

Sin un tratamiento, es posible que la hepatitis C crónica provoque cáncer de hígado o daño hepático grave que produzca insuficiencia hepática. La insuficiencia hepática se produce cuando el hígado deja de funcionar de manera correcta.

¿Cómo se diagnostica la hepatitis C?

Un análisis de sangre mostrará si una persona tiene hepatitis C. Los análisis de sangre se realizan en un consultorio médico o en un centro ambulatorio. Se toma una muestra de sangre utilizando una aguja que se inserta en una vena del brazo o de la mano. La muestra de sangre se envía a un laboratorio para la detección de hepatitis C.

Si usted tiene un riesgo más alto de contraer hepatitis C, hágase la prueba. Muchas personas con hepatitis C no saben que están infectadas.

Imagen de una proveedora de atención médica extrayendo sangre del brazo de una paciente, que está sentada en una silla.
Un análisis de sangre mostrará si tiene hepatitis C.

Es posible que su médico sugiera que se realice una biopsia de hígado si sospecha que tiene hepatitis C. Una biopsia de hígado es una prueba donde se toma una pequeña parte del hígado para detectar daño hepático. Es posible que el médico le solicite que interrumpa el uso de determinados medicamentos antes de la prueba. Es posible que se le solicite ayunar durante 8 horas antes de la prueba.

Durante la prueba, usted está acostado sobre una mesa con la mano derecha descansando sobre la cabeza. Se aplica medicamento para adormecer el área donde se insertará la aguja de la biopsia. Si es necesario, también se proporcionan sedantes y analgésicos. El médico usa una aguja para tomar una pequeña parte del tejido hepático. Después de la prueba, usted debe recostarse sobre su lado derecho por un máximo de 2 horas. Se quedará entre 2 y 4 horas después de la prueba antes de que le envíen a su hogar.

Una biopsia de hígado la realiza un médico en un hospital o en un centro ambulatorio. La muestra de hígado se envía a un laboratorio especial donde un médico observa el tejido con un microscopio y envía un informe a su médico.

¿Cómo se trata la hepatitis C?

En general, la hepatitis C no se trata hasta que se vuelve crónica. La hepatitis C crónica se trata con medicamentos que enlentecen o detienen el virus que daña el hígado. El médico vigilará de cerca sus síntomas y programará análisis de sangre regulares para asegurarse de que el tratamiento está funcionando.

Medicamentos para la hepatitis C crónica

La hepatitis C crónica se trata con mayor frecuencia con una combinación de medicamentos que atacan al virus de la hepatitis C. El tratamiento podría durar entre 24 y 48 semanas.

En la actualidad, están surgiendo rápidamente tratamientos más nuevos con medicamentos para la hepatitis C crónica. Si tiene preguntas sobre el tratamiento, hable con su médico.

Comuníquese con su médico antes de tomar otros medicamentos recetados y de venta libre.

Imagen de un médico hablando con una paciente. Ambos están sentados frente a un escritorio.

Trasplante de hígado

Es posible que sea necesario realizar un trasplante de hígado si la hepatitis C crónica provoca un daño hepático grave que produce insuficiencia hepática. Los síntomas del daño hepático grave incluyen los síntomas de la hepatitis C y los siguientes:

  • picazón generalizada
  • más tiempo que el habitual para que se interrumpa el sangrado
  • formación de moretones con facilidad
  • hinchazón del estómago o de los tobillos
  • vasos sanguíneos con forma de araña, llamados hemangiomas aracniformes, que se desarrollan en la piel

El trasplante de hígado es una cirugía para extraer el hígado enfermo o lesionado y reemplazarlo con uno sano de otra persona, llamada donante. Si sus médicos le dicen que usted necesita un trasplante, debe hablar con ellos acerca de las demandas de vivir a largo plazo con un trasplante de hígado.

Un equipo de cirujanos (médicos que se especializan en cirugía) realiza un trasplante de hígado en un hospital. Aprenderá cómo cuidarse usted mismo después de que vuelva a su hogar y sobre los medicamentos que necesitará tomar para proteger su hígado nuevo. Continuará tomando medicamentos porque la hepatitis C podría reaparecer después de la cirugía.

Detección de cáncer de hígado

Tener hepatitis C aumenta el riesgo de cáncer de hígado; por esta razón, es posible que su médico le sugiera realizar una ecografía de hígado cada 6 a 12 meses. La detección temprana del cáncer lo hace más tratable. La ecografía es una máquina que usa las ondas sonoras para crear una imagen del hígado. Un técnico especialmente capacitado realiza la ecografía en un hospital o centro radiológico. La imagen, llamada ecografía, puede mostrar el tamaño del hígado y la presencia de tumores cancerosos.

¿Cómo puedo evitar contraer hepatitis C?

Puede protegerse usted mismo y a otras personas de contraer hepatitis C si

  • no comparte agujas ni otros materiales para el consumo de drogas
  • no dona sangre ni hemoderivados
  • usa guantes si tiene que tocar la sangre o las llagas de otra persona
  • no comparte ni pide prestado un cepillo de dientes, una navaja para afeitar ni cortaúñas
  • se asegura de que todos los tatuajes o aros que se realice sean realizados con herramientas esterilizadas
  • le comunica a su médico y a su dentista si tiene hepatitis C
  • usa un condón durante las relaciones sexuales

Aún no existe una vacuna para la hepatitis C.

Imagen de un hombre que toma una inyección limpia con droga de una envoltura plástica.
No comparta agujas para inyectarse drogas y otros materiales de drogas.

¿Qué debo hacer si pienso que he estado en contacto con el virus de la hepatitis C?

Consulte a su médico de inmediato si piensa que ha estado en contacto con el virus de la hepatitis C. El diagnóstico y el tratamiento tempranos de la hepatitis C crónica pueden ayudar a prevenir el daño hepático.

Alimentación, dieta y nutrición

Si tiene hepatitis C crónica, debe tomar medidas para cuidarse, lo que incluye alimentarse con una dieta saludable. Evite tomar alcohol, que puede dañar el hígado. Comuníquese con su médico antes de tomar vitaminas y otros suplementos.

Puntos para recordar

  • La hepatitis C es un virus, o una infección, que provoca inflamación del hígado.
  • Cualquier persona puede contraer hepatitis C, pero algunas personas son más propensas que otras.
  • Una persona podría contraer hepatitis C a través del contacto con la sangre de una persona infectada.
  • La mayoría de las personas no presentan síntomas hasta que el virus de la hepatitis C provoca daño hepático, lo cual puede suceder en 10 o más años.
  • Consulte con un médico de inmediato si usted o un niño bajo su cuidado tiene síntomas de hepatitis C.
  • La hepatitis C aguda es una infección de corto plazo por el virus de la hepatitis C.
  • La hepatitis C crónica es una infección por el virus de la hepatitis C de duración prolongada. La hepatitis C crónica se produce cuando el cuerpo no puede deshacerse del virus de la hepatitis C.
  • Un análisis de sangre mostrará si tiene hepatitis C.
  • Si usted tiene un riesgo más alto de contraer hepatitis C, hágase la prueba. Muchas personas con hepatitis C no saben que están infectadas.
  • En general, la hepatitis C no se trata hasta que se vuelve crónica. La hepatitis C crónica se trata con medicamentos que enlentecen o detienen el virus que daña el hígado.
  • Comuníquele a su médico y a su dentista si tiene hepatitis C.
  • Consulte a su médico de inmediato si piensa que ha estado en contacto con el virus de la hepatitis C. El diagnóstico y el tratamiento tempranos de la hepatitis C crónica pueden ayudar a prevenir el daño hepático.

Fuente: National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (NIDDK)


 
Regresar Imprimir

¿Te gusta este post? Compártelo!